septiembre 2014

Las Clases preparación física para el parto para embarazadas se componen siempre de una parte teórica y una parte práctica. En la parte teórica se explican nociones básicas de anatomía, fisiología y, en esencia, cómo va a ser la evolución del cuerpo durante el embarazo y el parto. En este curso nos centraremos más en la parte práctica y los ejercicios en sí para poner tu cuerpo a punto para ese día tan esperado, el parto. En las clases se combinarán técnicas de pilates, gimnasia y ejercicios de Kegel. La actividad física durante el embarazo es importante. Hemos de pensar que el feto se nutre del oxígeno que le proporciona la madre, de manera que una mujer embarazada consume el 14 por ciento más que una mujer que no lo está. Y para prepararse para ese aumento del consumo de oxígeno, nada mejor que aumentar el ejercicio físico realizado cada día.

Tras un parto, lo más habitual es quedarse con algunos kilos de más, la tripa flácida e hinchada, la cadera más ancha... una serie de cambios que hace que la inmensa mayoría de las mujeres se sientan mal consigo mismas tras dar a la luz. Muchas mamás comprueban con pesar que, al mirarse de perfil, su figura ya no es la misma que antes de tener el bebé. Sin embargo, es posible recuperar la figura. Lo primero que suele preocuparnos es recuperar la tersura y tono de nuestro abdomen, pero hay que ir poco a poco. Nuestro cuerpo ha sufrido muchas trasformaciones y antes de ponernos a trabajar la musculatura de nuestra tripa conviene recuperar los músculos que más perjudicados han quedado tras el parto: los del suelo pélvico. Es decir, los que han permitido empujar y que nuestro bebé vea la luz.